Lo siento

Cuantas veces nos ha pasado que acudimos a un profesional confiando en que sabe lo que hace y obtenemos a cambio un resultado contrario a lo que esperábamos.

A mi en particular me ha pasado tantas veces y en distintas áreas que he perdido la cuenta. Desde un odontólogo que ignoraba mis ruegos y suplicas de lo mucho que me estaba lesionando y traumatizando y para rematar hacía chistes de mi sufrimiento... Donde finalicé con la boca lacerada y sin poder comer o dormir durante 7 días.

O una decoloración que me quemó todo el cuero cabelludo y tarde 5 años en recuperar mi cabello.

Y las mujeres que por causas estéticas o reconstructivas se operaron los senos y ahora viven con la angustia de tener unas prótesis rellenas de un material no adecuado y de paso leer o escuchar comentarios mal intencionados de personas que critican su elección de haberse operado.

Pero que pasa cuando es una la que se equivoca. La que por un mal calculo o error causa un daño o crea un desastre a un tercero, que depositó su confianza en nosotras? No importa cuantas veces te dicen los demás que eso le pasa a cualquiera!!! Una se siente que fallo, que no cumplió. Hasta hace dudar de la capacidad que se tiene para continuar en la misma vía.

Nadie esta excento de cometer errores. Ni los más conocedores. Pero esta frase no mitiga la pena interna. Quiero llevar alegría, sonrisa y felicidad con mi trabajo y cuando sucede lo contrario no hay pastillitas ni jarabe que alivie esta sensación.

Solo me queda decir una vez más... Lo siento

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.